lunes, 31 de octubre de 2011

Recorre tu vida y dentente en donde hallan buenos recuerdos y emociones sanas.., 
vívelas otra vez.
 
Visualiza aquel atardecer que te emocionó y
revive esa caricia espontánea que recibiste.

Disfruta nuevamente de la paz que ya has conocido pero
que no recuerdas, piensa bien y vive en el ahora.