jueves, 10 de noviembre de 2011

El problema no está en quién eres...

 En el momento que renuncias a las creencias de todo cuanto has aprendido que te daña,
inmediatamente te sanas.

El problema no está en quién eres sino en lo que "crees".