domingo, 11 de marzo de 2012

El casco de Dios ¿El artefacto que sirve para ver el más allá?

La Ciencia actual negativa.., 
siempre construyendo para beneficio propio deliberadamente y si encima, se sale con la suya que es proporcionar los debidos obstáculos para que no paseis de los límites mentales hacía el mundo espiritual y poder así, no solo no despertar vuestros dones sino no desarrollarlos de una forma natural, pues mejor que mejor para la negatividad... 

¡Sugerencia! NO le sigais el juego.

 Esta clase de tecnología que intentan recrear de los ancestros a los cuales se le fue dada para hacer buen uso de ello, algo que desde luego en la actualidad.., no harían, pues una avanzada tecnología sin la debida base espiritual para manejarla, no solo resulta peligroso para el ser humano sino que solo impedirá vuestro crecimiento interior de una forma natural, lo cual es lo que han intentado siempre la negatividad.

El casco de Dios
¿El artefacto que sirve para ver el más allá?

La gente suele dar mucha importancia a sus percepciones y también a sus sensaciones. Si uno siente que Dios existe, tiende a pensar que es así. Ya no digamos si percibe alguna manifestación sobrenatural.

Sin embargo, ¿dónde quedarían estas sensaciones si se pudieran inducir con un artefacto?

Ésa es precisamente la supuesta función del casco de Dios, que se guarda en el laboratorio de neurociencia del doctor Michael Persinger, en Sudbury, Canadá. Concretamente en la sala C002, una cámara insonorizada que una vez se llamó la Cueva de Mahoma.

El casco está lleno de imanes y cables y ha servido para llevar a cabo 25 años de experimentos con diferentes sujetos, que fueron expuestos a pequeños campos electromagnéticos similares a los generados por los teléfonos inalámbricos y las pantallas de ordenador. 



Tras un rato con este casco enchufado, el 90 % de los sujetos afirman experimentar una presencia extraña, algo especial, aunque el sujeto sea ateo, creyente, atleta o místico. Dependiendo de las creencias, el sujeto experimentará la presencia de Jesús o de algún otro ente sobrenatural. Incluso uno de los sujetos creyó sentir la cercanía del demonio.

Trabajando con estos bucles de alambre y campos magnéticos, el doctor Persinger ha trazado un mapa de las regiones específicas del hemisferio derecho del cerebro donde afirma que reside Dios. 


Independientemente de nuestra filiación religiosa o de nuestro grado de creencia (o incluso descreencia), nuestro cerebro reacciona de manera casi idéntica. El casco de Dios simplemente enciende la chispa en la parte del cerebro donde nacen esos pensamientos místicos y espirituales.

Con todo, en abril de 2005, un equipo de científicos de Suecia afirmó que ellos habían sido incapaces de reproducir los descubrimientos del doctor Persinger. ¿El casco de Dios, pues, funciona realmente o los sujetos han sido influidos sutilmente para que pensaran que estaban teniendo alguna clase de experiencia mística?

Los experimentos con el Casco de Dios adquirieron cierta popularidad y hasta el famoso ateo militante Richard Dawkins se sometió a la prueba, aunque infructíferamente: según él, no se produjo ningún tipo de experiencia mística o inusual. Persinger explicó el fracaso del experimento en Dawkins debido a su bajo puntaje en una escala psicológica que mide la sensibilidad del lóbulo temporal.

Actualmente se ha formado el r-TMS Open Project, un proyecto abierto que busca desarrollar softwares, aparatos y aplicaciones nuevas para la estimulación magnética transcraneal. Si queréis que os apliquen un campo magnético a través de solenoides para presuntamente experimentar sensaciones divinas, pues haganlo. (Todos hacen uso de su libre albedrío.. "Todo se os permitido aunque no todo os conviene", así pues cuidadito con los tratantes de almas!!)

El sitio de “tecnología espiritual” Shakti Technology ofrece “cascos de Dios” de estimulación craneal, bajo licencia del Dr. Persinger, que supuestamente ofrecen visiones místicas. 

Su sistema “Shiva Neural Estimulation” parece ser el más avanzado en el mercado y cuesta 649 dólares. Si no funciona, siempre podéis usar el caso como pisapapeles… aunque salga un poco caro. 

Vía o Fuente:  El club de los supervivientes de Ben Sherwood