miércoles, 21 de marzo de 2012

La Aproximación de la Cabala a la Física... Las Diez Dimensiones

Cabala y Ciencia
La Aproximación de la Cabala a la Física

La Teoría de las Supercuerdas
Las Diez Dimensiones

De acuerdo con la teoría de las supercuerdas toda la realidad existe en  diez dimensiones. Hay cuatro dimensiones reveladas o que se manifiestan –tres de espacio junto con una de tiempo- y seis dimensiones (espaciales) adicionales ocultas.

En cabalá se nos enseña que Di-s emanó de Su luz infinita (a través del proceso de tzimtzum, la “contracción” del infinito) diez luces Divinas o poderes (sefirot) mediante las cuales creó el universo. Cada uno de estos diez poderes pueden ser entendidos como una “dimensión” de la realidad. Esta es la razón fundamental por la cual la Torá eligió que el sistema numérico “perfecto” sea el decimal.., como está dicho en la Torá: “El décimo será sagrado para Di-s” (porque en la 10 está la cuarta Trinidad, 10, 11, 12.., donde 10 son 12 en la cual todas están incluidas).

Se explica que cada una de estas diez dimensiones contendrían en su interior el “punto-cuerda” (en palabras de jasidut “un punto “formado” [en contraste a “un punto informe”], cuya forma se asemeja a una cuerda “diminuta”] de la letra iud=10. Esta letra es la primera del nombre esencial de Di-s “Havaiá” (cuyo valor numérico es 26, el otro número de dimensiones posibles de acuerdo a la teoría de las cuerdas).

La letra iud se deletrea en forma completa: iud (10), vav (6), dalet (4). Estas dos letras adicionales vav y dalet equivalen a su vez del valor de la iud misma, 10, entendiéndose de aquí que la escritura completa de esta letra es la ecuación 10=6 más 4, o sea las 10 dimensiones de la realidad divididas en dos categorías, una de 6 y otra de 4.

En cabalá, la vav (6) es considerada el elemento “masculino” de la realidad, mientras que la dalet (4) es considerada el elemento “femenino”. El principio “femenino” de la realidad la “revelación” y el “masculino” es el oculto dentro del “femenino”. Así es la relación, de acuerdo con la teoría de las cuerdas, de las 4 y 6 dimensiones.

Las 6 (que “preceden” a las 4) son de hecho: 1 más 2 más 3, y así 10=1 más 2 más 3 más 4. En la terminología de la cabalá, estas cuatro etapas de la “evolución” Divina de la realidad se conocen como: “el canto simple” (1), “el canto doble” (2), “el canto triple” (3) y “el canto cuadruple” (4).

En el alma del hombre (quien es una miniatura del universo), las primeras tres etapas ocultas (1 más 2 más 3 = 6) corresponden a: el poder de la voluntad supraconciente (1, “el canto simple”); los dos poderes intelectuales de la mente (sabiduría y entendimiento, 2, “el canto doble”); los tres poderes emotivos del corazón (amor, temor y miscericordia, 3, “el canto triple”). Estas tres etapas están “ocultas”, porque están como aún no expresadas al “otro”.

La cuarta etapa es la de los 4 poderes “revelados” del alma, que se expresan en nuestras acciones (y palabras) o patrones de comportamiento (convicción, empeño, devoción, habla, 4, “el canto cuádruple”. Las tres primeras son dimensiones de “espacio”: arriba-abajo, derecha-izquierda y adelante-atrás respectivamente, mientras que la última es la dimensión del “tiempo”).

Este modelo de 10 = al “triángulo" de 4 (formando un triángulo de 1 más 2 más 3 más 4 puntos=10) se conoce como el modelo “evoluciona” de la realidad.

Este modelo de la realidad es transformado subsecuentemente en el modelo “psíquico” de 3 tripletes (derecha, izquierda y centro) 10 = 3 al cuadrado más 1. Este modelo, en contraste con el anterior, es relativamente “maduro”. 

Aquí, la voluntad supraconciente –el “1” del modelo evolucionario- se vuelve revelado como “conocimiento” conciente, el elemento tercero y central del primer triplete, madurando, en consecuencia, el poder mental del alma desde 2 a 3. Luego, los tres poderes mentales se conectan con los tres poderes emotivos, que a su vez hacen lo propio con los tres poderes de “comportamiento” (“espacial”), que suman en total 3 al cuadrado. La cuarta dimensión revelada, el tiempo, deviene entonces en la conciencia única de 1.

El modelo físico de la realidad es subsecuentemente transformado en el modelo “Divino” de 10 = 2 · 5 (los dos factores primos de 10) = (1 al cuadrado mas dos al cuadrado) más (1 al cuadrado mas dos al cuadrado). Este es el modelo de los Diez Mandamientos, cinco en cada una de las tablas del pacto. Similarmente, respecto a la imagen Divina impresa en el cuerpo humano, los diez dedos de las manos o los pies, el pulgar = 1.

Este último modelo de 10 es considerado el modelo de “inspiración Divina”, porque aquí las cuatro dimensiones físicas de espacio y tiempo se “inspiran” con una conciencia de un “quinta” dimensión por encima de ellas y presente en medio de ellas. 


Esta es la dimensión que corresponde al tercero de los tres poderes emotivos del corazón, el poder de miscercordia (o empatía). La conciencia de miscericordia Divina permeando toda la realidad física causa que las dimensiones de espacio y tiempo se amalgamen como en una percepción de un “viaje” continuo en el tiempo. En el alma, esto refleja la unión consumada de “devoción” (conducta) y expresión.

Así como los cinco poderes (dimensiones) inferiores del alma se unen hasta volverse uno, también lo hacen los cinco poderes superiores. 


Los cinco inferiores, que ahora son las cinco dimensiones reveladas de la realidad, reflejan perfectamente a los cinco poderes superiores ocultos. Estos cinco poderes superiores están ocultos sólo en relación a la realidad “exterior”; en relación a la realidad “interior” de la mente y el corazón, estos también se vuelven revelados (sumados a los cinco poderes inferiores).

El poder mental de “conocimiento” se eleva para unirse con el origen de la fe simple –la “cabeza” última de la supraconciencia, que ahora se torna revelada a la conciencia interior del alma.


Estas dimensiones corresponden al 1 “oculto” (el que está en el interior)

Los cuatro poderes (dimensiones) sabiduría (el poder “derecho” de la mente), entendimiento (el “izquierdo”), amor (el poder “derecho” del corazón) y el temor (el “Izquierdo”) corresponden al 2 al cuadrado “oculto” (cuarta dimensión).

Intento explicaroslo lo más fácil posible.., sugerencia: Comprended el TODO como TRINIDADES y todo, como triángulos.

Bendiciones.