viernes, 16 de marzo de 2012

La historia del antiguo Egipto se divide en cuatro grandes etapas.

La historia del antiguo Egipto se divide
 en cuatro grandes etapas.
Egypte ... Belle image

Periodo predinástico
Desde el IV milenio, grupos de cazadores y recolectores se convirtieron en comunidades que evolucionaron hasta convertirse en dos reinos: el Bajo Egipto en el delta del Nilo y el Alto Egipto que se extendía a lo largo de una franja estrecha y fértil más arriba del valle del río Nilo. Este periodo fue anterior al de los grandes imperios.

Imperio Antiguo
Hacia el año 3000 a. C. el rey Menes o Narmer, primer faraón, unificó el Bajo y el Alto Egipto. La capital será Menfis. En estos reinados aparecerá la monarquía centralizada y divinizada. Característica de este periodo es la construcción a principios de la Dinastía III (c. de 2700 a. C.) las mastabas, que se transformaron en pirámides escalonadas, constituidas con varias gradas, a modo de una "escalera gigantesca" que se elevaba hacia el cielo. La primera y más famosa de estas es la pirámide escalonada de Saqqara del faraón Dyeser (Zoser), cuyo arquitecto era Imhotep.


Hacía el año 2000 a. C., un periodo de malas cosechas arruinó y dividió el país terminando con el Imperio Antiguo y dando comienzo al Primer Periodo Intermedio.

Imperio Medio
Tras el Primer periodo Intermedio un príncipe tebano reunificará de nuevo Egipto, y Tebas se convirtió en la nueva capital. Fue un periodo de expansión y conquista. Los nuevos soberanos se esforzaron por restablecer el prestigio de la monarquía y la autoridad del Estado. Destacaron en esta época los faraones Amenemes III y Sesostris III. En este período se fundaron nuevas ciudades y se hicieron grandes obras públicas. Hacia el año 1700 a. C. el norte de Egipto fue invadido por los Hicsos, pueblo procedente de Oriente Próximo, que conocía el hierro y los caballos. El imperio Medio entró en crisis dando lugar al Segundo Periodo Intermedio.

El Imperio Nuevo
Es la época de mayor esplendor de Egipto, a partir de 1600 a. C. hasta el 31 a. C. Se inicia una política expansionista hacia Siria y Palestina y se construyen grandes templos y palacios, se establecen relaciones con las grandes potencias asiáticas.

La administración se centraliza y se posee un gran ejército. Durante este periodo se suceden varias capitales, como Tanis y Tebas. Los faraones construyen grandes templos reflejo de su poder, como Tutankamón, Ramsés II o Hatshepsut. Durante el Imperio Nuevo tiene lugar la revolución religiosa de Amenofis IV, que estableció por primera vez un culto monoteísta, el culto a Atón. La invasión de otros imperios como el asirio, el persa, el griego y el romano acabarán con el Imperio egipcio.