sábado, 24 de marzo de 2012

Los Cátaros (del griego katharos= puro)

Origen del catarismo
Los Cátaros (del griego katharos= puro), un movimiento surgido en el siglo XI, llevando a las ultimas consecuencias postulados agustinianos y maniqueos, sostienen que dos son los principios divinos que se disputan el mundo: el del bien y el del mal. Del primero procede el espíritu, del segundo la materia. Todo lo que es materia es mal: quien quiere salvarse debe por tanto rechazar todo halago mundano, mortificar el instinto de violencia, y practicar una vida rigurosamente ascética.

Los cátaros se llamaban a sí mismos “cristianos”, “pobres de Cristo”, “buenos cristianos” y, en ocasiones, “buenos hombres”; nada más.


Ellos conocían el secreto del Grial al igual que los templarios... “El ADN de Jesús o el secreto mortal de los Templarios”, cuyo secreto fue confundido por la iglesia dandole el significado de "los descendientes de Jesús y Maria Magdalena", así como también está confundido en la historia por los que se hacen llamar cátaros en la actualidad.


La Gnosis por tanto no es ni tan siquiera un dogma o forma de creer.., es como lo transmitió Pablo y no Juan como suelen decir, por tanto, es una transformación del hombre en su interior, una transmutación o cambio del ser animal al ser espiritual. (Como lo sabían los egipcios y todas las culturas antiguas así como Jesús mostró con su ejemplo y como se sabe en la actualidad cuando hablamos de espiritualidad)


Los Gnosticos conocian el secreto del Santo Grial y por ese motivo eran sus guardianes, pero no derivante de Jesús y Maria Magdalena como comprendieron la Iglesia ignorante, sino como "el secreto de la Sabiduría de Dios a través y cierto es del ADN REAL HUMANO que era igual al de JESUS" que es el mismo ADN del CREADOR.

Sin embargo.., no solo JESUS tiene ese ADN REAL sino sus descendientes en cuanto a la Fe (como son los seres humanos originarios terrestres o de este planeta, estos son geneticamente manipulados, por tanto aunque son ADN reales no son puros), así como tambien los ADN REALES son guardados en diferentes dimensiones para que no puedan ser hallados. Así también como en este Planeta seria traido el ADN REAL HUMANO porque como energía inteligente que es comprendería toda información tomada de una forma directa para que en un futuro se creara una nueva humanidad para que viva conjuntamente con esta. 


El ADN HUMANO del CREADOR tiene que bajar a las dimensiones físicas para poder crear vida. No se puede crear vida desde dimensiones elevadas puesto que todos los seres de dimensiones elevadas son seres energéticos o de luz que no tienen cuerpo físico y por ese motivo, se trae a dimensiones físicas o densas como son la tercera dimensión para aprender y crear vida o llevados a cuarta dimensión para crear razas nuevas si no se puede en tercera. Jesús no se casó ni tuvo hijos.., Él es pureza de espritu en todos los sentidos (queria dejar esto bien claro).  

El Santo Grial por tanto es un contenedor, contiene en su interior el ADN REAL Y PURO Ya sea HUMANO del CREADOR, como así conjuntamente con el de otras RAZAS PURAS... Nada en el Cosmos es realizado al Azar, TODO es Perfección y Orden "dentro" del Caos.

Así fue como la Iglesia le llamaron Prostitutos a los Cátaros.., por Maria Magdalena (Ciertamente la negatividad se ha divertido mucho al veros confundido con esto)... Catiers era el insulto de la Inquisición contra los herejes occitanos. (Ha habido más asesinatos en "el nombre de la Iglesia y de Dios" que como resultados de cualquier otra causa y eso.., ya os debería de poner en alerta sobre lo que se dijo acerca que tomarían el nombre de Dios y se harian pasar por Dios el Anticristo, así como harían prodigios en el cielo y en la tierra para atraeros y confundiros...).


Una sugerencia!!... "El Creador está dentro de vosotros, no fuera de vosotros, así pues habladle desde el corazón y no con palabras pues Él, no escucha palabras de hombres sino sus corazones". Este es el lema peligroso que temia tanto la iglesia que se propagara y por el cual podian perder todo su poder y dominio establecido. Así que asesinaban a todo ser humano viviente de espiritu, que no se dejara dominar.

“A la hoguera con ellos” fue la consigna que se propagó como estopa ardiente, a lo largo del siglo XIII, por las cálidas tierras Occitanas. Un país, una tradición, una voluntad y una forma de entender la vida sucumbieron bajo los leños de unos poderes que, amenazados por antiguos secretos que asomaban de nuevo a la luz.., se resistían a perder su hegemonía.

Durante el periodo de transición que marcó el paso de la Alta a la Baja Edad Media, la jerarquía de Roma y el emergente centralismo de los reyes Capetos decidieron aunar esfuerzos para impulsar una cruzada que metiera en cintura a los poderosos nobles feudales del Sur y enterrara aquellas creencias que amenazaban con cambiar el orden establecido que ellos tenian.

Ya en 1002 se habían constatado los primeros síntomas de nerviosismo, por parte de la curia católica, al hacer subir a las hogueras, en Toulouse, a diez canónigos de la iglesia colegiada de la Sainte-Croix que habían difundido textos gnósticos. Pero, aparte de algunas escaramuzas, concilios, anatemas, discusiones, crímenes, torturas y, por supuesto, los decretos que expidieron los Papas a fin de confiscar las tierras de los herejes y declarar proscritos a aquellos que no acataban la ideología de su infalible teocracia, la crisis se mantuvo en estado latente durante los siguientes doscientos años.


El detonante que hizo estallar el conflicto fue el asesinato, el 15 de enero de 1208, del legado pontificio de Narbonne, Pierre de Castelnau. Fue durante su ceremonia de canonización, tres meses más tarde, cuando se cerraron los acuerdos que dieron lugar, a lo largo de todo el siglo XIII, al más vergonzoso y demencial baño de sangre, torturas y miedo que se produciría en tierras europeas hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial.

La Iglesia no consideró concluida la cruzada contra los occitanos hasta 1321, cuando logró reducir a cenizas, en Villerouge Termenes, muy cerca de Carcassone, a Guilhem Bélibaste, el único perfecti cátaro que quedaba vivo. Desde aquel lejano 1002 en que se encendieron las primeras hogueras habían transcurrido 319 años marcados por la destrucción, el terror, las ejecuciones, las delaciones, la miseria y el miedo. Años que cambiaron aquella especie de paraíso en que se había convertido Occitania.


Béziers en llamas

Hubo una época en que existía la religión Cátara, incluso tenían un lengua llamada lengua Occitana o de Oc, es precisamente de esta lengua la que deriva el Aranés lengua hablada en el Valle de Arán, Lleida.
Geográficamente los cátaros anduvieron por la Europa Occidental, pero donde poseyó más fuerza fue en Languedoc y estuvo en auge en plena edad media.

Fue una religión llena de curiosidades y aceptada entre el pueblo llano por muchos motivos, Los Cátaros se caracterizaban por una teología dual, basada en la creencia de que el universo estaba compuesto por dos mundos en conflicto, uno espiritual creado por Dios y el otro material forjado por Satán, no me liaré a explicar sus peculiaridades porque si no, no acabaríamos nunca.

Como la religión católica no vio con buenos ojos a los Cátaros más que nada porque tenían miedo de perder protagonismo y poder, buscó una serie de formas para acabar con ellos/as y, como no podía ser de otra forma, los declaró herejes y los empezó a perseguir.., primero la excomunión, después la Santa Inquisición, después una cruzada, etc.

Ocurrieron muchas cosas, pero explicaré lo que pasó en la ciudad de Béziers...


 Ciudad de Béziers, Francia, en la actualidad.
El 22 de Julio, declarada la guerra a los Cátaros, las tropas lideradas por Simon de Montfort sitian la ciudad, realizan todos los preparativos para entrar en la ciudad y exterminar hasta el último de los herejes, el obispo de Béziers que se encuentra entre las filas de los cruzados de Simon de Montfort, se acerca a las murallas de la ciudad ofreciéndoles la paz si entregan hasta el último de los cátaros o buenos hombres como se les llamaba, fuesen estos hombres, mujeres o niños/as, el pueblo no tenía nada en contra de los cátaros ya que no les hiceron nunca daño y además participaban activamente de forma positiva en la sociedad, la respuesta al obispo no pudo ser más contundente:

“Preferimos ahogarnos en el mar a cambiar nada de nuestro gobierno”

Por una falta de estrategia por parte de los ciudadanos de Béziers las puertas de la ciudad quedan abiertas, los mercenarios no dejaron de aprovecharse de esa situación y se disponen a entrar en la ciudad, el frío metal de las armas empieza a destellar tanto en la ciudad como fuera de ella, el combate está a punto de empezar a desatar la ira de los mercenarios, cruzados y la de los ciudadanos, uno de los cruzados pregunta al legado papal, Amaury, cómo distinguirá a los fieles, es decir, los cristianos de los cátaros, a lo que contesta de forma totalmente indigna:

“Matadlos a todos, Dios reconocerá a los suyos”

Los mercenarios siempre son los primeros en actuar en las batallas, ya dentro de la ciudad luchan encarnizadamente con los ciudadanos de Béziers ya fuesen cátaros o cristianos, poco después entrarían los cruzados a rematar la faena tiñiendo de sangre y horror toda la ciudad, queman, matan y violan a todo lo que respira no se libran de la ira de los cruzados ni siquiera los niños/as, mucha gente se refugia en la iglesia cristiana para rogar a Dios que detenga tan atroz matanza, pero los cruzados entran en la misma y los asesinan a todos/as en nombre de Dios, los mercenarios empiezan el saqueo de la ciudad, pero deben ser los nobles los que deben repartir el botín, éstos al ver lo ocurrido le prenden fuego a la ciudad, y se quedan fuera de las murallas a esperar a que solamente queden las cenizas.

Una vez más Amaruy, el legado papal, envía una misiva al papa Inocencio III diciéndole:

“La venganza divina ha sido majestuosa”



Estela situada en el Camp dels Cremats (campo de los quemados), recordando la pira en la que ardieron asesinados 200 cátaros defensores de Montsegur, último reducto cátaro. Si uno/a es observador verá debajo de la cruz cristiana la cruz cátara.


Debajo de la cruz occitana o cátara reza como respetuoso epitafio: "A los cátaros, a los mártires del puro amor cristiano"

Hay muchas más historias sobre el catarismo, la expulsión de los Cátaros de la ciudad fortificada de Carcasona, la batalla de Muret, el último reducto cátaro en el castillo de Montsegur, etc.. Así también como que son herejes y toda clase de historias sobre Jesús y Maria Magdalena, así como también de que tuvo hijos y cosas así de raras, etc, etc. Hay ciertamente historias para todos los gustos.